La procesionaria del pino, métodos de control

La procesionaria del pino, métodos de control

La procesionaria del pino es un insecto propio de los pinares mediterráneos y su existencia es necesaria para el mantenimiento de la biodiversidad ya que forma parte de la dieta de numerosos animales insectívoros. El nivel de presencia de la procesionaria fluctúa año a año debido a la dinámica de sus poblaciones y al clima.

Están siendo frecuentes las quejas por la presencia de la procesionaria del pino pero desde el Servicio de Ordenación y Gestión Forestal de la Dirección General de Medio Natural y de Evaluación Ambiental se recuerda que los tratamientos químicos, es decir, aplicación de productos fitosanitarios, deben de realizarse entre los meses de septiembre y octubre.

No obstante, en esta época del año se pueden llevar a cabo distintos métodos de control. Uno de ellos es la eliminación manual de puestas ya que en árboles pequeños, en los que es posible hacer un seguimiento exhaustivo se pueden recoger a mano las puestas de huevo. Otro sistema es la eliminación manual de los bolsones, cortando las ramas podadoras de esas grandes bolsas. En árboles altos puede accederse a la copa mediante tijeras acopladas a pértigas o utilizando plataformas elevadoras, eliminando los restos o se confinan los bolsones en bolsas de plástico.

En este caso, las personas deben de protegerse para prevenir reacciones alérgicas. También, se puede controlar la procesionaria colocando barreras físicas en los troncos para impedir el descenso y enterramiento de las orugas o bien instalando casas-nido con las que se trata de favorecer la nidificación de aves y murciélagos que se alimentan de orugas y adultos, aunque con este método el efecto de control se manifiesta a largo plazo.

Otra posibilidad es instalar trampas de feromonas, se trata de dispositivos que incluyen “pityolure”, compuesto atractivo para las mariposas machos, aunque es recomendable que este tipo de trampas se coloquen entre los meses de junio y octubre, época en la que las mariposas están en fase de apareamiento. No obstante, hay que aclarar que este procedimiento no garantiza que en el otoño siguiente no se reinfecte la zona tratada puesto que las hembras pueden haber sido fecundadas con anterioridad a la captura de los machos.

0 COMENTARIOS

Escribe un comentario

    Tu email no será publicado. Campos requeridos marcados con *

    Cancel reply

0 comentarios