Enero, mes para plantar lentejas

Enero, mes para plantar lentejas

La lenteja es una planta anual herbácea, con tallos de 30 a 40 cm, endebles, ramosos y estriados, hojas oblongas, estípulas lanceoladas, zarcillos poco arrollados, flores blancas con venas moradas y fruto en vaina pequeña con 2 o 3 semillas de color pardo

La lenteja se puede sembrar desde finales de otoño y durante todo los meses de invierno y si es posible aprovechando la época de lluvias. Si bien se adapta a diversos climas debido a la variabilidad genética que existe se considera un cultivo de invierno.

La temperatura óptima para su crecimiento debe oscilar entre los 6 y 28ºC, con precipitaciones anuales de 260 a 850 l/m2 y se recomienda sembrar en un suelo profundo, rico en materia orgánica y húmedo aunque no encharcado y con mal drenaje pues entonces la planta podría llegar a pudrirse.

En el momento de iniciar la siembra, hay que hacer un hoyo y esparcir las semillas a una profundidad entre 4.5 y 5 cm y con una distancia entre ellas de unos 15-20 cm. No obstante, las semillas más pequeñas es recomendable sembrarlas a una menor profundidad. A continuación, se deben de rellenar con tierra y tapar los hoyos, procurando que no queden burbujas de aire entre la semilla y el suelo, y regar para favorecer la germinación, siendo la densidad de siembra óptima entre 100 y 200 plantas por m2.

Hay que tener en cuenta que aunque la lenteja es una planta que tolera muy bien la sequía y aprovecha el agua de la lluvia, se debe de mantener el suelo siempre húmedo por lo que se recomienda un riego periódico. Además, no hay que olvidar que es muy importante eliminar las malas hierbas que crezcan alrededor de las plantas de lentejas, como la grama y el cardo silvestre que suelen ser las más habituales.

Durante el ciclo del cultivo de lentejas hay que estar atentos a ciertas plagas y enfermedades que les afectan como los pulgones porque se comen su savia, los gorgojos cuyas larvas agujerean el grano y hongos que dañan tanto hojas y tallos como sus semillas. En cuanto a la recolección, cabe indicar que se lleva a cabo a parir de finales de la primavera y durante el verano, cuando la lenteja adquiere un color entre verde y amarillo y no tiene una desecación plena.

La cosecha se realiza con la ayuda de una guadaña puesto que hay que segar la planta y posteriormente separar el grano de la planta.

0 COMENTARIOS

Escribe un comentario

    Tu email no será publicado. Campos requeridos marcados con *

    Cancel reply

0 comentarios