Cruz Roja lanza la campaña “Yo me protejo ante el frío”

Cruz Roja lanza la campaña “Yo me protejo ante el frío”

La Asamblea Local de Cruz Roja pone en marcha la campaña contra el frío, en la que ofrece consejos para paliar sus efectos en la salud.

Cruz Roja ha puesto en marcha una campaña contra el frío dando consejos a la población para paliar sus efectos en la salud ya que cada año, el intenso frío y las bajas temperaturas, la ponen en riesgo. Cuando hace frío, en condiciones normales, el termostato interno de nuestro organismo reacciona provocando el estrechamiento de los vasos sanguíneos próximos a la piel, evitando así que perdamos el calor de nuestro cuerpo a través de está.

No obstante, cuando además de frío existe humedad o viento, o la situación personal es extrema, como en el caso de los niños, personas mayores y personas con enfermedades crónicas, el organismo tiene que hacer esfuerzos para adaptarse y mantener la temperatura corporal normal.

Esta adaptación hace que el organismo reaccione con pequeñas contracciones involuntarias de los músculos, lo que conocemos como tiritona, para mantener el calor. Además, en la actualidad no sólo se están produciendo cambios climáticos sino también en la estructura y formas de vida de la sociedad por no disponer de sistemas de calefacción o ser inadecuados; no poder asumir el coste que el uso de los sistemas de calefacción supone, e igualmente, se han de tener presentes las posibles consecuencias que tiene sobre la salud el uso de esos sistemas poco recomendables como braseros eléctricos, estufas de gas o cualquier otro tipo.

Así pues, con el fin de prevenir y/o reducir los problemas derivados de las bajas temperaturas, Cruz Roja recuerda una serie de pautas sencillas para poder disfrutar del día a día con mayor seguridad.

Algunas de ellas son: no tomar medicamentos sin receta médica, tener en cuenta que algunos medicamentos precipitan los problemas derivados de la exposición al frío; beber líquidos aún sin tener sed; tomar una alimentación variada y consumir fruta diariamente; si hay que estar en la calle, procurar resguardarse del frío y la humedad; evitar realizar actividades en el exterior, sobre todo, una vez que se haya ido el sol; abrigarse con prendas no apretadas, protegiéndose muy bien cabeza, manos y pies; utilizar calzado impermeable, cómodo y que no apriete; beber líquidos calientes y azucarados y evitar el consumo de alcohol, ya que disminuye la sensación de frío; si se utiliza brasero en casa o se dispone de chimenea, ventilar la estancia de vez en cuando para evitar la acumulación de CO2; cuando las condiciones sean adversas, viajar sólo si es necesario y hacerlo con el depósito lleno, llevar cadenas y la batería del móvil cargada; no practicar deportes de montaña cuando la meteorología sea adversa y, por último, y para los mayores de 65 años, no dejar de salir a caminar aprovechando las horas centrales del día, abrigarse bien y asegurarse que el calzado sea antideslizante.

0 COMENTARIOS

Escribe un comentario

    Tu email no será publicado. Campos requeridos marcados con *

    Cancel reply

0 comentarios