La recolección de la almendra

La recolección de la almendra

La recolección de la almendra ha evolucionado mucho. Aunque se sigue realizando en muchos casos de forma manual, también es cierto que la tecnología se ha incorporado a este proceso para automatizar la recolección y, de esta forma, ahorrar tiempo y dinero.

La época de recogida de la almendra sí que no ha cambiado, sigue siendo entre agosto y septiembre. La señal que avisa de que las almendras están listas para su recolección es que la corteza empieza a abrirse, es lo que realmente indica que la almendra está ya madura y lista para coger.

La forma tradicional de recoger la almendra es la que hemos visto practicar a los agricultores mayores, es la que se lleva a cabo de forma manual y sin más maquinaria que las lonas y las varas para sacudir los frutos. Se trata de un proceso sencillo, iniciando la recolección con la recogida de los frutos que ya se han desprendido del árbol y han caído al suelo. Una vez realizada esta labor, hay que desplegar en torno a los almendros unas grandes lonas, similares a las que se utilizan en la recogida de la aceituna.

Para recoger las almendras que han quedado en los árboles hay que sacudir las ramas del almendro con una vara o caña. Al varear las ramas de este árbol frutal, las almendras caen y se pueden recoger fácilmente los frutos con la lona. Pero este proceso de recolección puede ser también mecanizado, ahorrando de esta forma dinero con sistemas que buscan la máxima eficacia, en un tiempo reducido y sin dañar a los almendros. Uno de los sistemas mecanizados que más se utiliza es de “Vibradores”.

En este caso, ayudados por un tractor y un paraguas invertido, se aplica una vibración al almendro para que los frutos caigan dentro del paraguas, quedando el árbol sin almendras en menos de un minuto. En cultivos intensivos el sistema de “Vibradores” no se puede utilizar ya que los árboles están muy juntos y no dejan espacio suficiente por lo que la alternativa son las máquinas cabalgantes. Se trata de grandes cosechadoras que abrazan los almendros y desprenden sus frutos sacudiendo la copa de los árboles conforme avanzan por el lindero.

0 COMENTARIOS

Escribe un comentario

    Tu email no será publicado. Campos requeridos marcados con *

    Cancel reply

0 comentarios