En septiembre, ya podemos plantar habas

En septiembre, ya podemos plantar habas

Por: Amparo Blasco Gascó.
El haba es una planta herbácea de rápido crecimiento que pertenece a la familia botánica Fabaceae. Tienen hojas grandes ovaladas que crecen en un tallo vertical que puede alcanzar 1 m de altura.

 A la hora de cultivar habas se tiene que tener en cuenta que requieren una buena exposición de luz durante todo su ciclo vital para que formen bien. Es una planta que prefiere suelos arcillos, sueltos y profundos, ricos en materia orgánica por lo que es conveniente incorporar humus de lombriz u otros abonos para mejorar la calidad e incrementar la fertilidad de la tierra en la que se vaya a plantar esta leguminosa. El humus de lombriz es ideal porque es de rápida absorción por las raíces de esta planta que tiene un crecimiento rápido.

Antes de iniciar la siembra es conveniente regar el terreno la noche anterior. Para plantar las habas, debemos de realizar hoyos de unos 2-3 cm de profundidad, con una distancia entre uno y otro de alrededor de 30 cm, y colocar dos semillas en cada uno de ellos. Posteriormente, se cubre con tierra sin presionarla mucho. Una vez sembradas todas las semillas, es aconsejable realizar un riego suave y con cuidado, Tampoco hay que olvidar que la distancia entre las hileras de sembrado debe de ser de unos 40 cm.

Las plantaciones de habas necesitan riegos regulares y abundantes durante todo el ciclo pero siempre hay que evitar los encharcamientos. Además, también es recomendable que cuando se rieguen las habas no mojar los tallos ya que pueden aparecer hongos y puede llegar incluso a pudrirse con facilidad. Cuando empiezan a crecer las habas es aconsejable realizar un aporcado del tallo, es decir, acumular tierra en la base del tallo, formando un pequeño formando un pequeño montículo, labor que, además, se puede aprovechar para quitar de en medio algunas malas hierbas que crezcan y dificulten el desarrollo de las habas.

Transcurridos unos 4 meses, entre 120 y 130 días, ya podremos a empezar a cosechar las vainas. Será en el momento en que éstas se vuelvan amarillas. La cosecha se debe de realizar de forma manual y con delicadeza para evitar dañar el tallo.

0 COMENTARIOS

Escribe un comentario

    Tu email no será publicado. Campos requeridos marcados con *

    Cancel reply

0 comentarios