Al Pou del Bitxo

Al Pou del Bitxo

Por: Pilar Perseguer y el grupo de senderismo del CEAM

Pilar Perseguer y el grupo de senderismo del CEAM (Centro Especializado de Atencion a los Mayores) nos acercan este recorrido, haciendo valer el propósito de su creación, hace varios años de, según sus propias palabras, “mejorar nuestras condiciones físicas y no anquilosarnos”. Desde su creación, salen todos los sábados haciendo rutas de diversa dificultad, con un grupo de veinte componentes que en ocasiones llega a doblar su número, incluyendo a ilustres veteranos que pasan de los 80.

Podemos citar a Pere (83 años), Loli Sanjuán, Sebastián, Emilio y pareja, Floreal y señora, Antonio Arcos y hermano, el sajeño y la señora, Vicente Maestre “Onofre”, Esther, María Conca, Carmen “La Pintá”, “Melillero” y Paquita, Sento y señora, “Sajeño” y señora y jóvenes como Salu Torrelló, Matilde “La Reco”, Manoli Freire, Antoñita “la Moreneta” y Navarrete, junto a tantos otros que no podemos citar por lo limitado del espacio. Dirigidos siempre por Antonio Jiménez, con vastos conocimientos del mundo rural de nuestra localidad y de la comarca, el grupo nos acerca hoy una ruta de dificultad baja y con una duración aproximada de 4 horas.

Saliendo desde el CEAM (en el Hogar del Pensionista), subimos por la calle de San Hermenegildo y nos dirigimos al puente de Cuatro Vientos; seguimos por el Ecoparque, Ferrusa y el Forcat, hasta encontrar el cartel que nos anuncia “Camino del Cid”. A ambos lados del camino asfaltado que hemos estado siguiendo podemos ir observando varias casas y una densa pinada de repoblación a la izquierda en el Plá del Pito, antes de llegar a la conocida Chabola del Forestal. Proseguiremos cogiendo la pista de la derecha asfaltada, que nos llevará al camino de Los Chaparrales. Desde aquí pasamos el Pou del Pí (o del Aire), desde donde tenemos una excelente vista del valle, y seguimos por la pista.

Al torcer unos recodos veremos colgada en lo alto del Cid la Cova de la Figuera, sin duda una imagen emblemática, con la higuera, que nace en lo más escarpado del terreno, colgada sobre el vacío. Seguimos andando y nos encontramos con piedras de diversos tamaños que se han desprendido debido a las abundantes lluvias. Las sorteamos sin demasiados problemas y continuamos hasta llegar a la Cova del Rosico, que dejaremos a la izquierda. Nos encontramos en un punto desde el que podremos ir a diferentes direcciones, una de las sendas que vemos nos llevaría a la Cova del Caco, por la otra cruzaríamos por las Covatelles hasta el Comptador. No cogeremos ninguna de estas sendas y seguiremos andando por la pista unos 2 Km. más, hasta coger, ahora sí, la senda que se nos presenta a la izquierda.

Esta senda nos llevará hasta el Pou del Bitxo; antes haremos el almuerzo que unos veteranos como nosotros nos hemos ganado. Al retomar la senda podremos notar en la ascensión como vamos dejando todo el rato a nuestra derecha el imponente barranco de El Cid. El paisaje realmente vale la pena, dándole a todo el entorno un color verde brillante sin parangón, al “ginebre”, al esparto, a los pinos y pequeños cipreses, todo ello con los romeros en flor siempre viva y con la manzanilla ya apuntando. Al llegar al Pou del Aire, y pensando ya en el regreso, fijémonos en que hay una senda que nos lleva a la rambla que baja de El Cid, que tomaremos y por la que continuaremos bajando, dejando a la derecha la casa llamada antiguamente “de El Cid”. Pasaremos a continuación por el antiguo basurero hasta llegar a la Molineta, y de aquí, por bajo del puente de la autovía en Salinetas, llegamos de nuevo a Petrer.

0 COMENTARIOS

Escribe un comentario

    Tu email no será publicado. Campos requeridos marcados con *

    Cancel reply

0 comentarios

Lo más leido del blog

Redes sociales

  • img

    me gusta

  • img

    seguidores