Ruta por la Casa del Pastor

Ruta por la Casa del Pastor

Por: Luis Ayala

Nuestra ruta se inicia en el “Cruce de los 4 Caminos” (collado de Llauri) donde dejaremos el coche, bajo los pinos de la Casa Samuel. Iniciamos la marcha siguiendo el camino en el sentido que íbamos con el coche y llegamos a un primer cruce (apenas 300 metros): el de nuestro frente está cortado por un cable, que lleva a la finca de La Costa, así que tomaremos el de la derecha, para bordear la finca de La Costa. Llegaremos a un segundo cruce y aquí seguimos por el camino de la izquierda, dirección a Les Fermoses (si siguiéramos recto también llegaríamos a la Casa del Búho), caminando entre pinos hasta que salimos a unos bancales con cultivos (el de la derecha, de viña).

Seguimos el camino y casi al pie de la montaña gira a la derecha, dejando a la izquierda el que llevaría hacia la cumbre de Les Fermoses; nosotros seguimos siempre el camino principal que nos lleva a las ruinas de la Casa del Búho, donde se puede ver incluso donde estaba el pozo. Seguimos por el camino, sorteamos la cadena, y avanzamos siempre recto, sin tomar ninguna desviación, hasta que tras tomar una curva a la derecha bajamos un poco y, al llegar a un grupo de pinos, tomamos el camino que tenemos a la izquierda para, entre bancales de almendros, llegar a otra pinada en la que ya podemos apreciar a nuestra izquierda la Casa del Pastor (o los Corrales de la Casa Castalla), habiendo completado, aproximadamente, la primera hora de camino.

Aquí nos reciben los perros que allí se encuentran con los primeros ladridos de la mañana, pero sin ningún peligro, puesto que están atados; a nuestra derecha comienza la senda, que suele estar marcada por una “puerta” de piedras en cada lado de la misma. Esta senda transcurre por terreno pedregoso y siempre hacia arriba, llevándonos a una pista junto a un cortado, donde si hemos madrugado podremos ver un bello amanecer.

Además, el cortado hacia el que nos dirigimos nos hace de visera que impide que nos deslumbre, completando así uno de los momentos más bonitos de la ruta, puesto que podemos ascender a la par que el astro rey, enfilando la senda hacia el mismo horizonte. Ya hacia la parte final de la senda nos encontramos con un curioso pino doblado, en el que sus ramas y la hábil mano de algún personaje han habilitado una curiosa madriguera donde poder pasar una bonita noche de vivac.

Continuamos subiendo, decimos, hasta llegar a una pista, donde también tenemos unas piedras a modo de puerta, que va paralela al cortado; hacia la derecha iríamos a la cumbre del Despeñador, y a la izquierda hacia el cruce de Castalla. Pararemos en este punto para acercarnos al cortado, donde podremos divisar al frente la población de Tibi, si giramos la vista hacia nuestra izquierda podremos ver la población de Castalla y un poco más lejos Onil; a la derecha, finalmente, Ibi.

Una bonita estampa tras la que continuamos la marcha hacia la izquierda, dejando a nuestra espalda la cumbre del Despeñador, tomando la pista en dirección hacia el cruce de Castalla. Tras alguna subida y la consiguiente bajada, llegamos a una intersección regulada por un poste indicativo (aunque algunas direcciones se han borrado), en la que nosotros tomaremos el camino de la izquierda, dirección Petrer y Elda (si fuésemos hacia Castalla iríamos a la derecha, pudiendo admirar en ese recorrido la célebre Caseta de L’ Àngel).

Una vez en este camino nos encontraremos con otro que sale a la derecha, cortado con una cadena; lo tomaremos bordeando ésta y progresaremos hasta las Ruinas de las Casas de Les Fermoses, lugar idóneo para parar y reponer fuerzas. Tras disfrutar del almuerzo y tomando como referencia un tronco caído, tomamos la senda que parte hacia abajo, discurriendo entre un bosque de pinos hasta que llegamos al barranco, donde la senda se divide.

Tomamos el sentido izquierdo, que nos conducirá al camino que dejamos tras el cruce y nos lleva de Castalla hasta Petrer. Una vez en el camino principal llegamos al collado de Les Fermoses; nos encontramos una amplia replana con vistas a la Serra del Cavall y el Alt de Cárdenes. Aquí podríamos coger la senda de la izquierda para subir a la cumbre, pero continuaremos por la pista bajando la cuesta, estando atentos en la última curva a la derecha, desde donde sale recto hacia la pinada una senda que nos acorta la ruta, que nos lleva al camino inicial a la altura del bancal de viña. Aquí ya tomamos el mismo camino por el que comenzamos la ruta, que nos devuelve a la Casa de Samuel.

0 COMENTARIOS

Escribe un comentario

    Tu email no será publicado. Campos requeridos marcados con *

    Cancel reply

0 comentarios

Lo más leido del blog

Redes sociales

  • img

    me gusta

  • img

    seguidores