A propósito de un fragmento singular de recipiente romano

A propósito de un fragmento singular de recipiente romano

Siglos antes de la fundación del Bitrir musulmán y del actual Petrer, existió en el mismo centro histórico una villa romana que conocemos como Villa Petraria. Este antiguo asentamiento rural era desconocido para los vecinos hasta la aparición en la calle Constitución (anteriormente 18 de julio) del mosaico romano en 1975. Dicho hallazgo supuso un gran aliciente para el joven Grupo Arqueológico Petrelense que estaba investigando las culturas que se habían asentado en nuestras tierras.

En relación al pasado romano, después del mosaico aparecieron nuevos restos de Villa Petraria en los trabajos de construcción de varios edificios que se edificaron en las décadas posteriores. Esta semana se describe un fragmento singular de este periodo, concretamente un fragmento cerámico que corresponde a un dolio -en castellano- o dolium -en latín-. Los dolios (dolia en latín) son grandes recipientes cerámicos a modo de tinaja que eran usados en el periodo romano para almacenar y conservar alimentos.

Este fragmento, en concreto, apareció en una excavación arqueológica realizada en la antigua Casa de Roig, espacio que actualmente ocupa el Banco Popular y posee la característica de tener unas inscripciones en las que se indica la capacidad de almacenamiento del mismo. Siguiendo las explicaciones que realiza Juan Carlos Márquez Villora, arqueólogo municipal de Elda, quien estudió la pieza, se aprecian escritos los caracteres numerales II S XXIII, que corresponden a una inscripción completa a la que le falta la parte delantera.

La S haría referencia a sextario (que equivaldría a 0’547 litros), desarrollándose como S(extarii), en cuanto a XXIII, nos hablaría de la cantidad de unidades de almacenaje en números romanos, en concreto 23. A esta inscripción le faltaría en la parte delantera otra cantidad expresada en modios (equivalente a 8’754 litros) y que sabemos que terminaba en II. Es por ello que no se puede saber la capacidad del dolio al que pertenecía el fragmento pero comprobando cómo era la pieza completa, es evidente que tendría una gran capacidad, tanto para líquidos como para grano.


PARA SABER MÁS:
 La ficha de la pieza que realizó Juan Carlos Márquez Villora se puede consultar en el libro Villa Petraria: Síntesis del pasado romano de Petrer (Alicante).

0 COMENTARIOS

Escribe un comentario

    Tu email no será publicado. Campos requeridos marcados con *

    Cancel reply

0 comentarios