La Norte de El Cid

La Norte de El Cid

Por: Óscar Martínez Fajardo y Óscar Verdú

Se trata de una de las rutas más conocidas de la localidad, “abierta” en 1970 y después reinterpretada con muchas variantes por escaladores y montañeros como Domingo Botella, Juan Montesinos o Juan Manuel Maestre, entre otros. Los jóvenes Óscar Martínez Fajardo y Óscar Verdú Maestre nos acercan este recorrido por una de las rutas más reconocidas del término, no en vano conocido como “la clásica del Cid”, haciendo bueno el trabajo que para el futuro dejaron hechos tantos amantes de la montaña desde que se abriera esta vía hace cuatro décadas.

Se trata de una ruta de escalada, en la que cubriremos un desnivel de 230 metros aproximadamente. La dificultad no pasa de un máximo de 4º grado, pero hemos de llevar con nosotros de manera imprescindible el siguiente material: arnés de escalada, sistema disipador con mosquetones de ferrata y, muy importante, el uso de un casco para posibles desprendimientos de piedras (incluyamos una cuerda si vamos a realizar el descenso en rápel). La aproximación a la vía empieza desde “la Chabola del Forestal” (que sería un primer parking); pudiendo hacer el camino en coche o andando.

En este sentido, seguiremos la pista sin asfaltar llegando a la primera cuesta de cemento. Continuamos subiendo hasta encontrarnos con el siguiente tramo de cemento que forma un “zig-zag” , llegando así al punto más alto de la pista donde se encuentra el segundo parking (ensanche de la curva). La pista sigue ahora en descenso. Tras pasar un par de curvas encontraremos en el borde derecho del camino un hito, donde se encuentra el principio de la vía. La vía comienza en la vaguada, en la cual ya se aprecian los primeros peldaños por donde comenzaremos a ascender hasta llegar a los escalones.

A continuación subiremos en “zig-zag” hasta llegar al primer muro equipado con peldaños y cable. Seguidamente pasaremos a un tramo con unas cuerdas fijas que nos llevan a una senda situada a la izquierda y que discurre cerca de la pared, la cual hay que seguir hasta encontrar de nuevo el cable. El cable sigue subiendo hacia la derecha pasando varios tramos de peldaños hasta llegar a los siguientes escalones que nos llevarán hasta la primera plaza. Seguimos a la izquierda hasta el siguiente muro, continuamos por el cable y tras unos pasos de 4º grado, volvemos a encontrar peldaños. Al pasar la cueva seguimos subiendo hasta encontrar la cadena que nos lleva a los últimos escalones. Al final de ellos estaremos en la segunda plaza.

A continuación hay otros pasos de 4º grado que nos llevarán a los siguientes peldaños, seguimos el cable a la izquierda y llegamos al tramo final de la vía, en el cual seguimos el cable a la izquierda que nos conduce a la cumbre del Cid. Desde el inicio de la vía hasta hacer cumbre, dos personas pueden completarlo en un tiempo cercano a la hora. A la hora de descender, si hemos dejado el coche en el primer parking, el descenso lo haremos por la senda normal, es decir, la que baja a la Chabola. Si hemos subido en coche hasta el segundo parking, el descenso lo haremos por la senda que va hacia los Chaparrales, debiendo llegar hasta el punto más bajo, donde encontraremos una pinada y un cruce de sendas.

Giraremos a la izquierda para coger la llamada “senda del Contador” que nos lleva hasta la pista, la cual cogeremos a la izquierda en ascenso hasta llegar al segundo parking. Como dijimos al principio, también tenemos la opción de descender haciendo rápel (en el trascurso de la vía veremos los descuelgues). En este sentido, todo está preparado para hacer un descenso seguro (aunque la montaña siempre tiene riesgos imponderables) y es una variante atractiva para quien desee una emoción mayor.

0 COMENTARIOS

Escribe un comentario

    Tu email no será publicado. Campos requeridos marcados con *

    Cancel reply

0 comentarios