Vestigios de la Guerra Civil (I)

Vestigios de la Guerra Civil (I)

Casi ocho décadas después de finalizada la contienda todavía se conservan importantes obras realizadas como consecuencia del conflicto.

La calzada que rodea la Plaça de Baix es desigual. No es uniforme. La pequeña vía que discurre en paralelo a la escalinata de acceso al templo parroquial de San Bartolomé es más alta que el resto de las tres calles que circundan la plaza. Una zona verde de las denominadas “duras”, jalonada por diez árboles en ambos extremos pero sin ningún tipo de vegetación en el resto.

Desde hace un par de décadas existe una pequeña subida y otra bajada similar en el otro extremo. ¿Por qué? Las obras para “levantar” un poco este pequeño tramo se llevaron a cabo con suma rapidez y casi en “secreto”. Probablemente para que no se pidiera por parte de algún colectivo local un estudio sobre la zona. Las lluvias y el paso de vehículos pesados habían hundido esta parte de la calzada en el año 2006, lo que puso en evidencia, de nuevo, la existencia de un refugio subterráneo construido a mitad de la Guerra Civil. De hecho, se selló con rapidez una vez acabada la contienda. No obstante, las obras fueron algo precarias a tenor de determinados hechos que ocurrieron posteriormente.

El más llamativo y el que dio mucho que hablar entre el vecindario fue el desplome de una pequeña parte que engulló a un adolescente al comienzo de los años sesenta del pasado siglo, sin que afortunadamente sufriera graves daños físicos. Era un refugio rústico y algo precario pero, sin duda, un vestigio destacado de nuestra historia reciente. Muy cerca de este, existía otro, de menores dimensiones en la cercana Plaça de Dalt. Entre ambos había un tercero. Hace un par de años unas obras en una arqueta de alcantarillado pusieron al descubierto un pequeño arco de entrada al recinto subterráneo.

Testimonios orales aseguran que Petrer contaba con otros en las calles Alcalde Nicolás Andreu, Luis Chorro y el Derrocat. Nada tenían que ver en cuanto a construcción, tamaño y “robustez” con el que todavía se conserva en el subsuelo de lo que ha venido en denominarse Ciudad sin Ley, una zona industrial en la que se construyeron talleres y fábricas de calzado desde mediados de los años veinte hasta el comienzo de la sublevación franquista. Dicha zona se reconvirtió en una importante fábrica de armas en la que se elaboraban ametralladoras y fusiles. Uno de los accesos a la cámara subterránea se encuentra en buen estado y es propiedad particular de la nave que en su día albergó a la reconocida empresa de Bolsos Petrel.

Los otros están tapiados. Como anécdota, decir que una vez acabada la contienda se convirtió en almacén de las industrias manufactureras e incluso criadero de champiñones. Muy relacionado con la fábrica de armas se construyó una especie de bunker que albergaba a un importante nido de ametralladoras cuya misión era proteger la factoría de armamento de los más que probables bombardeos de la aviación del gobierno del General Franco. Se eligió un punto estratégico.

Probablemente el más adecuado para esa misión de velar por unas instalaciones de gran importancia a las que se habían trasladado técnicos asturianos. Allí, en el cerro del Altico, una loma muy cercana al casco urbano y a la zona de las ermitas, se excavó y levantó el recinto acorazado que albergó el armamento antiaéreo y también el puesto de vigilancia. Estuvo abandonado durante muchos años hasta que fue restaurado y protegido en el año 2006 por el gobierno municipal.

Su estado de abandono era tal que se utilizó incluso como basurero durante algunos años. Esta pequeña construcción de piedra tiene una parte cubierta y otra exterior formando círculo donde estaban instaladas las armas antiaéreas.
UN GRAN TRABAJO
A petición de la Consellería de Justicia, Administración Pública, Reformas Democráticas y Libertades Públicas de la Generalitat Valenciana, el Museo Arqueológico Dámaso Navarro elaboró un completísimo estudio que ha sido muy alabado y reconocido.

Se trata del CATÁLOGO DE VESTIGIOS DE LA GUERRA CIVIL Y LA DICTADURA que fue remitido a dicho organismo autonómico el mes de abril del pasado año.


Un total de más de cuarenta páginas muy documentadas y acompañadas de planos y fotos dan a conocer con claridad todo lo que hemos relatado en este reportaje. Sin olvidarse de la ubicación de las sedes de los partidos afines a la II República.

Tampoco de la Cooperativa El Faro y el gran inmueble donde se encontraba, sin obviar otros que acabaron siendo la sede del Sindicato Vertical y el Frente de Juventudes en la Explanada.

También hace referencia a la habilitación de una parte de las Escuelas Graduadas (colegio Primo de Rivera) como sala de juicios donde fueron condenados muchos petrerenses una vez finalizada la guerra.
FIN DE LA PRIMERA PARTE

0 COMENTARIOS

Escribe un comentario

    Tu email no será publicado. Campos requeridos marcados con *

    Cancel reply

0 comentarios

Redes sociales

  • img

    me gusta

  • img

    seguidores