Esperanza y desesperación: un 10 por ciento más

Leo y escucho en estos días, comunicados y noticias que despiertan mi atención: Petrer tiene la tasa de población joven más alta de la Comarca, lo cual en sí mismo no sería relevante si entre todos fuéramos capaces de retener a este segmento poblacional ofreciéndole un catálogo de acciones encaminadas al desarrollo de su proyecto vital y, por tanto, paliando el afecto llamada que desde otras latitudes se les insinúa. Retener el Talento, vía generación de oportunidades, tendría un componente disuasorio para aquellos que buscan otros horizontes donde sentirse comprendidos y realizados.

Ese es el desafío de nuestra sociedad de proximidad: en el ámbito familiar, en el político y en el laboral-profesional. Porque, Desarrollar y retener el Talento es la firme garantía de un futuro esperanzador. Me niego a aceptar, como proclaman ciertos personajes de la farándula política, junto a otros que se revisten de “autóritas” como en los tiempos de las autoproclamadas “fuerzas vivas” (por cierto, custodios de marchitas tradiciones), el que Petrer se esté convirtiendo en una Ciudad dormitorio.

Me suena a resignación catastrofista y, es más, a cobardía y holgazanería. Estoy en desacuerdo. Pero, seamos algo más realistas. Petrer es la octava población en número de habitantes de la provincia. A la vez, somos la decimosexta en renta per cápita. Algo falla. ¿Cómo una ciudad básicamente industrial enmarcada en una comarca reconocida mundialmente por sus fabricados, tiene este nivel de descompensación económica? ¿Está formada nuestra juventud para asumir su protagonismo en el marco actual de la asunción de responsabilidades que les son requeridas? ¿O es que no se la emplaza para tal fin?

Tal vez un amplio debate nos posicionaría en las estrategias adecuadas que llegaran a armonizar los deseos, los propósitos, las complejas realidades y las respuestas activas que se necesitan. No vale tan solo el quedarnos en las proclamas bienintencionadas. Las respuestas deben contener sensatez y posibilismo. Pero no me corresponde a mí impulsar esta iniciativa: Tan sólo la planteo por si alguien desea implicarse en este reto. Petrer tiene 3.850 desempleados. Me invade la desesperación.

Estoy persuadido de que, si estos datos se publicaran con regularidad en El Carrer, con la segmentación pertinente por edades, género y sectores, tomaríamos conciencia de la realidad tangible en la que estamos inmersos y, consecuentemente, orientaríamos nuestras políticas locales-comarcales hacia la superación de esta lacra. Empecemos por darle visibilidad al problema y continuemos dándole visibilidad a nuestro pueblo; porque, aquello que se desconoce, no existe; y por tanto no se atiende. Eso es lo grave, el tratar de difuminar la realidad con argumentos falaces cargados de amor patrio, chauvinismos inconsistentes y propósitos vacíos de contenido.

Alguien debe remover las esencias de la sociedad e invitar al compromiso continuado en pos de una realidad más aceptable que cimente un futuro esperanzador. Petrer no dispone de un plan de visibilidad acorde a su trascendencia. Insuficiente presencia en los MMCC comarcales y provinciales (mucho menos en los autonómicos y estatales); infrautilización del escaparate de la autovía; no ocupamos cargo alguno de relevancia en el Gobierno autonómico; tampoco perseguimos de manera mancomunada planes de desarrollo europeos y, lo que es peor, siendo un pueblo orgulloso de vivir o haber nacido en él, no hacemos el esfuerzo suficiente de difundir nuestras esencias cuando viajamos fuera o nos relacionamos profesionalmente con entes ajenos. Todo este marco puede ser mejorado si hay un plan estratégico de promoción en el exterior.

Termino anunciando que, desde el Gobierno Central, bajo indicaciones de la Unión Europea, las poblaciones de más de 50.000 habitantes, van a disponer de planes preferentes de mejora, de desarrollo y de promoción con un alcance que tiene un diseño más que prometedor. Conclusión: Que no nos coja durmiendo; que trabajemos ya en este asunto y que, junto a Elda, seamos reconocidos –a estos efectos- como población identificable para la obtención de recursos. De la desesperación a la esperanza, solo media el trabajo y la constancia. No cuestiono la subida salarial de nuestros ediles, pero sí reclamo un 10% más de empeño y compromiso. Creo que es razonable.

0 COMENTARIOS

Escribe un comentario

    Tu email no será publicado. Campos requeridos marcados con *

    Cancel reply

0 comentarios