España en la muñeca

España en la muñeca

Creen llevar a España en la muñeca,
pero es una entelequia triste y rancia,
adobada en brillantina y arrogancia,
 sin futuro, pasada, estéril, hueca.

Más del bar que de la biblioteca,
más que de compartir, de la ganancia.
Más de la presunción y la jactancia,
menos de cabalgar sobre Babieca.

Su forma de tratar la discrepancia:
llamar al otro basura y escoria
o incitar en Cadrete a la Cruzada.

Esperemos que todo acabe en nada
 y esta versión, vacía y sin sustancia,
quede en el basurero de la historia.

1 COMENTARIOS

Escribe un comentario

    Tu email no será publicado. Campos requeridos marcados con *

    Cancel reply

1 comentarios

  •  
    Manuel Pérez
    08 Jul 2019 16:07

    No es que sea un mensaje vacío de cultura, es que no vale ni como soneto. Tanto para componer como para hablar de España, uno tiene que haber leído un poco. Ya se ve el nivel.