Inercias

Acaba el verano y “la cosa” no cambia. Cambia la corporación municipal pero la gobernanza de esta ciudad mantiene las inercias de antaño. Somnolencia y continuidad inalterable porque así no se corren riesgos. Todo pretenden hacerlo aparecer como diferente, pero tan solo cambian las hojas del calendario.

Al parecer todo funciona. Bien o mal, qué más da: lo importante es decir que cualquier cosa es importante. No se consulta a la ciudadanía, no se evalúan las políticas: ¡Pa qué tanto mareo! Este verano, las niñas (sí, y también los niños) terminaron su asistencia a los Centros Educativos en ese período que se llama el calendario lectivo, y los Colegios se cerraron hasta Septiembre.

Tan solo conozco uno, el CP Reina Sofía, cuya AMPA organizó para Julio una serie de actividades de verano (previo pago a una empresa privada y el correspondiente precio para los participantes) para mantener a los escolares que quisieran asistir en horario de mañana, con tareas más o menos acertadas. Loable iniciativa en la que –hasta donde conozco- el Ayuntamiento estuvo ausente (no hubo becas para familias en paro) salvo el préstamo del inmueble. Acabó el mes y… ¡Hasta luego Lucas!

Madres, Padres, Abuelas, Abuelos, Tías y Tíos, a disfrutar de los pequeños, y ¿nada más? Otra vez de nuevo ¡Viva Finlandia! Por no extenderme (y ya que durante el invierno no se quiere hacer nada innovador), propongo que, al menos para el próximo verano, el Ayuntamiento mantenga abiertos los Colegios, con el consenso y la colaboración activa de las AMPAS (y del profesorado en Julio), para atender a los escolares que lo necesiten y que lo deseen.

A tal fin, durante la primavera se pueden programar Actividades de Formación en Tiempo Libre, para que estudiantes y jóvenes sin empleo se conviertan en Monitores que desarrollen durante el verano proyectos de entretenimiento y de experimentación para los pequeños.

Resultado: Los jóvenes que quisieran, tendrían una fuente de ingresos; tendrían una actividad laboral; tendrían un compromiso social. Las familias soportarían mejor el tedio y la reiteración de tener todo el día a los pequeños en casa sin saber cómo entretenerlos. Y, lo más importante, los pequeños dispondrían de actividades que les facilitaría la socialización con otros niños no habituales, amén de ampliar su campo de desarrollo personal en aquellas facetas que una programación adecuada les pudiera proporcionar.

(En resumen: Crearíamos empleo, mejoraríamos a nuestros pequeños y facilitaríamos la conciliación familiar y laboral de los mayores).

Por terminar: En Petrer se acaba de cerrar el Servicio de Atención Temprana para los niños que precisan de adaptación a los ritmos normales de desarrollo personal y de mejora de habilidades. Algunos niños tendrán que asistir a Elda (por sorteo). Otros podrán ir a Villena. A otros se les dará una beca para que asistan a Gabinetes privados. Creo que Petrer se merece algo más y mucho mejor. ¿Qué hace nuestro Ayuntamiento? Alcaldía, Educación, Sanidad y Bienestar Social deben dar una solución inmediata. De nuevo, ¡Viva Finlandia! y ¡Viva la Igualdad y la Calidad de Enseñanza!

1 COMENTARIOS

Escribe un comentario

    Tu email no será publicado. Campos requeridos marcados con *

    Cancel reply

1 comentarios