Conociendo mejor a nuestros vecinos peludos

Te cruzas a diario con ellos. Intercambiáis miradas, A veces, escuchas sus discusiones. Y ellos te escuchan a ti. Están siempre presentes. Son tus vecinos peludos, esos gatitos urbanos que siempre rondan por nuestras ciudades en busca de alimento y refugio. ¿Por qué no conocerlos un poco mejor?

Los gatos ferales o urbanos habitan en las ciudades de manera independiente o en colonias conformadas por varios miembros. Muchos de ellos, toleran la presencia humana, pues su alimentación y su refugio dependen en gran medida de ella. No obstante, no podrían vivir en casas o en refugios para animales, ya que, al no haberse socializado a tiempo, tienen miedo a los seres humanos. Los felinos urbanos, animales territoriales, suelen habitar en lugares donde puedan satisfacer sus necesidades básicas.

Sobre todo, elegirán su residencia en función de las posibilidades para conseguir alimentos. Habitualmente, se asientan en patios o descampados. Sin embargo, a medida que ha crecido la urbanización de nuestras ciudades, también se ha reducido la cantidad de espacios en los que los gatitos urbanos pueden habitar. En este sentido, también se han convertido en más dependientes para satisfacer sus necesidades alimentarias al mismo tiempo que han crecido los peligros a los que se enfrentan (atropellos, exposición a los malos tratos al ser más visibles, etc.). Es frecuente escuchar entre personas poco amantes de los gatitos que se los debería desplazar fuera de los núcleos urbanos.

No obstante, se ha de tener en cuenta que, con este movimiento de población, se produce lo que los ecólogos denominan un nicho vacío: puesto que el espacio que ocupaban los antiguos felinos es apto para la supervivencia de estos animales, pronto otros nuevos gatitos repoblarán el lugar. Por eso, la mejor solución es el mantenimiento de una convivencia pacífica entre humanos y felinos, que pasa por proporcionarles a nuestros vecinos unos mínimos cuidados alimentarios, de refugio y veterinarios para que se encuentren en un estado de salud óptimo. ¿Para qué tener gatitos débiles y enfermos cuando podemos tener peluditos saludables y felices?

0 COMENTARIOS

Escribe un comentario

    Tu email no será publicado. Campos requeridos marcados con *

    Cancel reply

0 comentarios